sábado, abril 17, 2010

REINAR EN TU REINO



Resuenan mis tacones
en las inmensas estancias
de mi preciada guarida,
el eco me sorprende
contándome secretos inconfesables.


MI soledad no es tal
están presentes aquí
vidas que ya no son tangibles
y aún asi las percibo
acompañando mis noches
plagada de risas y cuchicheos.
Invisibles seres
comparten conmigo esta fortaleza,
mientras recorro complacida
los innumerables pasillos.


Abundan también los pasadizos
que conectan cada recinto
como si fueran venas
entrelazando espacios,
haciéndolos palpitar
dándoles vida y dotándolos
de peligrosas emociones...


Los rostros de los cuadros
siguen atentamente mis movimientos
parece que quisieran escapar de sus marcos
para unirse a mi caminar.
Acompañan mi espera,
me resguardan,me protegen
algunas veces se hacen amenazantes
e intento comprenderlos.


Lejos del bullicioso mundo
y tan cerca de mi misma
camino pausadamente
valorando mi confortable claustro
disfrutando cada segundo
aqui transcurrido y por vivir.


Acaricio las rojizas piedras
de las colosales paredes,
un candelabro de plata
va regando de una suave luz
nada invasora, apenas perceptible
para guiar mis relajados pasos.


Atravieso las altisimas puertas
labradas con jeroglificos intrigantes
atravesando los cien espejos del ala Sur
asomo al ventanal de la torre
y se despliega ante mi vista
este inolvidable paisaje de plenilunio...


Entre los aullidos de los lobos
intuyo la oscuridad de tus pasos
moviéndose suavemente...sigilosamente...
sin tocar el suelo, que para ti despliega
una mullida alfombra de densa niebla.


Tu pálida piel...tu brillante cabello
tus colmillos hambrientos
deslumbrantes, feroces avanzan hacia mi.
Te espero ansiosa contemplando
un agradable cielo de murciélagos
que en loca estampida atraviesan
el aire nocturno anunciando tu llegada.


Mi piel se estremece de un placer extraño,
conmocionante y a la vez conocido.
Nada obstaculizará tu venida
atravesando tiempos y tempestades
no se interrumpirá tu regreso
ni tu aliento en mi nuca
o tu sed de milenios
que muy pronto será saciada...


Mi castillo...mi refugio,
matriz de vida...placentero silencio,
ahora también será tu reino.
Para ti lo he conservado intacto,
a resguardo de los siglos,
con tus huellas y fantasmas
que despertaran para servirte,
y compartiremos una vez más
este sombrío paraíso
lejos de la civilización
mas allá de la vida y de toda razón...

XIMENA

2 comentarios:

MIRACHE dijo...

que buen blog el tuyo...
pasaré muy a menudo.

Saludos
Carlos Mirache.

Ximena Rivas dijo...

Agradezco tus palabras y tus intenciones.Un placer tu paso por mis letras Mirache.
Ximena